EL PERIODISMO AUTORITARIO EN FASE DE EXTINCIÓN

EL RECREO

Signo de nuevos tiempos es el singular victimismo de la porción del periodismo autoritario caracterizado por su agresividad con quienes desafiaron al régimen que los mantuvo, la línea linchadora  se hizo notar por primera vez en el siglo XX  con la demolición inmisericorde del mandato del Presidente Madero, años después  hicieron lo mismo con la gestión del Presidente Cárdenas y ahora combaten con denuedo la naciente  gestión del Presidente López Obrador. Lo llamativo de la historia es que ni durante el régimen de Madero ni el del General Cárdenas esta prensa  contestataria se llamó perseguida sin serlo, hoy, en contraste, se tiran al piso a pesar de que no se conoce un solo caso de censura ni mucho menos de persecución  por cuenta de la Cuarta Transformación

La medida presidencial que subyace tras la agresividad autoritaria de la porción de los medios a los que hacemos referencia es la decisión de no firmar, hasta ahora, convenio de publicidad con ningún medio de comunicación. La medida es de efectos limitados a un solo Poder, el Ejecutivo Federal, pues sin una ley general de publicidad gubernamental que lo disponga, está disposición no obliga  a los gobiernos estatales ni municipales y tampoco a los otros poderes u órganos autónomos. La supresión de convenios no significa que no se contratarán espacios difundidores en Radio Televisión y prensa escrita, lo único que se hace es regresar a los tiempos en que la publicidad se contrata para satisfacer una necesidad específica de difusión (esquelas, convocatorias, edictos, anuncios de eventos, campañas  orientadoras, etcétera)

 Los convenios anuales  de publicidad  se impusieron con el arribo al gobierno de los tecnócratas y se consolidaron en los Noventa del Siglo pasado,  frecuentemente dichos espacios se  quedan sin usar por la incapacidad de generar contenidos institucionales

La supresión de convenios dispuesta por el Presidente dentro de su política de austeridad en el gobierno realmente no afecta a la inmensa mayoría de los medios de comunicación debido a que el  estratosférico presupuesto ejercido por los presidentes anteriores iba a parar a los grandes consorcios mediáticos como Televisa, las cadenas de radio y los medios impresos capitalinos que llamamos nacionales.

 Los medios de los estados reciben recursos públicos de sus gobernadores y presidentes municipales principalmente, entonces se preguntará usted ¿A qué se debe que el mismo tono autoritario de los grandes medios y el mismo victimismo se traslade, en diversos grados, a una significativa  porción de medios locales en el país?    Se debe, en mi opinión al “seguidismo” acrítico  de quienes no distinguen entre la tiendita de la esquina y Wal-Mart, si lo hicieran habrían demandado acceso a las bolsas federales destinadas a medios en condiciones reguladas, pero nada, como que le agarraron sabor a la discriminación de que fueron objeto

                                LO QUE SE VISLUMBRA

La Cuarta Transformación impacta necesariamente el modelo comunicacional, transitar al nuevo ciclo es tan exigente con los empresarios mediáticos  como con los periodistas, la supresión de la compra de criterios editoriales y la clara distinción entre información y propaganda cambia la esencia de la competencia, la lucha ya no será para ganar el visto bueno del que otorga convenios con dinero público, ahora la aprobación buscada será la de lectores, radio escuchas y televidentes prioritariamente, quedando el complemento del dinero público sujeto a reglas de utilidad social y transparencia

López Obrador eludió la trampa de la incongruencia al no dar oportunidad del intercambio de roles entre la prensa confrontada con el viejo régimen y la adicta al mismo, las mismas reglas se aplican a unos y otros, en el corto plazo defrauda expectativas de quiénes esperaban una especie de “recompensa” por su aportación al cambio e inclusive por la solidaridad con su lucha, pero si obedeciera impulsos se conveniencia o agradecimiento y otorgara trato privilegiado a la prensa afín, perdería autoridad moral para introducir el saneamiento de fondo en la relación prensa- poder

 Entre más libre es el ejercicio periodístico más le sirve al Poder como servicio a los demás. El periodismo condicionado, sobornado y dependiente  solo le sirve al Poder como dominio sobre los demás,  el periodismo autoritario ya pasó su mejor época, ya no tiene eco, se desgasta con sus vanos intentos de linchar al Presidente y a nadie conmueve con su teatralidad  victimista,  está condenado a extinguirse gritando como grita el desesperado que no es escuchado

                      LO DESEABLE DENTRO DE  LO POSIBLE

En la inminente reformulación jurídica de la relación entre Medios de comunicación y Poder público debe pugnarse por la  federalización del gasto asignado a los medios en pro de las empresas locales  e incluir a los periodistas en el universo de  derechos y prestaciones

Nos encontramos el lunes en El Recreo

@luismedinalizalde

luismedinalizalde@gmail.com

311 total views, 1 views today

Comparte esto:

Comentarios