EL TREN DEL CAMBIO

Termina el período legal de campañas políticas dejándonos con la certeza de que en México se asemeja al tren que inicia su marcha con el ruido de la locomotora y las primeras rodadas sobre rieles, el destino apenas se vislumbra pero en le medida que pasa el tiempo se disipan los temores del descarrilamiento, se anticipan elecciones pacíficas con resultados tan claros que evitarán el temido conflicto post electoral. Ya hubo cambios y estos proceden del subsuelo social, no de planes de cubículo ni de acuerdos de cúpulas partidarias

Si en 2012 el movimiento #Yo soy 132 colocó en la agenda el tema de la grosera parcialidad de los medios de comunicación con más presencia en la vida pública, en 2018 no se escuchó el clamor contra la manipulación informativa no porque no exista sino porque la vacuna colectiva contra la misma resultó muy efectiva

La falta de profesionalismo de muchos dedicados a informar y a opinar sin rigor sigue en el ambiente, unos tuercen su misión por compromisos (chayotes) otros por temor a represalias y una porción importante por falta de entrenamiento emocional para el oficio, estos últimos son los que tratan los temas y a los hombres públicos no a partir de valorar la derivada a partir de consideras si el tema o la postura de determinado actor político es de interés público sino impulsados por subjetividades como “es mi amigo”, “me cae gordo” etcétera. Uno no se imagina a un médico de hospital negándose a o recetar a un enfermo porque le cae mal, a lo mejor los hay pero tal actitud los hace merecedores del desprecio de sus colegas y los pacientes, en contraste, en el periodismo es frecuente conocer a “vetados” en determinado medio por que le cae mal a alguien que, o lo desaparece de los espacios bajo su control o si lo cubre es para “pegarle duro y a la cabeza”

Diversos conductores de radio y televisión dieron cuenta de ello, su antipatía por algún candidato los gobernó y los hizo lucir descompuestos.

Delatados por su propia gestualidad, tono o prosa perturbada, su despreocupación o incapacidad para hacerse de credibilidad los arrojó a la irrelevancia, lo mismo les pasó a los simuladores que sesgan sus contenidos tapándole el ojo al macho brindando espacio marginal a los del bando aborrecido o buscando opinadores afines a la opción que se apoya ¿Porqué, a diferencia de todas las elecciones de que se tenga memoria, los medios de comunicación no suscitaron enconos? Ciertamente no porque los vicios que les acarrean la crítica hayan desaparecido sino porque la sociedad mexicana ya dispone de los antídotos para neutralizar el daño que ocasiona el mal periodismo

REDES Y VERIFICADO 2018

Confirmando aquello de que “para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo” vimos en esta campaña que el periodismo altamente profesional cerró el paso al periodismo carente de ética profesional mediante la afortunada iniciativa de “Verificado 2018”, que conjugó los

esfuerzos de más de 60 empresas periodísticas y organizaciones para mantener a un equipo de periodistas con la encomienda de investigar la veracidad de denuncias de unos y otros de los

contendientes electorales, haciéndolo con ejemplar ética y poniendo de relieve la importancia del periodismo de investigación para la democracia auténtica

Otro elemento que explica la, hasta cierto punto indiferencia ciudadana y partidaria por la parcialidad de algunos medios es que esta última va en retirada gradual pero perceptible, programas como el de Leo Zukerman entre otros dan cuenta de eso, aunque la razón principal de la pérdida de influencia del periodismo chayotero o de precario profesionalismo es resultado de la creciente expansión de las redes cibernéticas que hacen del ciudadano simultáneamente receptor y emisor de mensajes de contenido político.

En 2006 y 2012 las redes eran realidad pero no habían alcanzado el nivel tecnológico ni la cobertura de estos tiempos. Las redes llegaron para quedarse y cambiar la realidad

El viraje que México vivirá a partir del actual proceso tiene retos insuperados, avalar la candidatura del Bronco a pesar de su comportamiento delictivo oficialmente reconocido, convalidar las tarjetas “rosas” y otras “lindezas” lo gritan

LOS PENDIENTES

La compra de votos, la cultura despensera y la coacción sobre ciudadanos siguen vivas pero padeciendo el embate originado en la creciente conciencia democrática, el contacto con el mundo nos hace valorar la importancia de la limpieza de los procesos electores, la inexistencia fáctica de la FEPADE es a estas alturas inadmisible, lo cierto es que el tren ya inicia su marcha

44 candidatos asesinados en campaña nos recuerda la urgencia de cambiar lo que nos enoja, pero con votos, no con balas

 

180 total views, 1 views today

Comparte esto:

Comentarios