FARSA SANGRIENTA

Los cárteles tienen en sus respectivas nóminas a gobernadores desde que son apenas candidatos, cuentan con generales y altos jefes policíacos, con expertos en las complejas operaciones de lavado de dinero, con “ejemplares hombres de negocios” como fachada y hasta con la benevolencia de algunos hombres del clero

La guerra al crimen organizado será sólo una farsa sangrienta mientras se limite a matar y encarcelar halcones y sicarios fácilmente reemplazables y sigan intocados los de saco, corbata y altos puestos, los verdaderos jefes

En el bajo mundo también hay clases sociales

El informe de la Universidad de Texas confirma que la corrupción debe barrerse de arriba abajo

172 total views, 1 views today

Comparte esto:

Comentarios