La desigualdad y las propuestas para combatirla

El día de hoy amigos radioescuchas se llevará a cabo el tercer y último debate presidencial, siendo la Economía y Desarrollo, el tema central; a la vez se divide 5 subtemas: Crecimiento económico; Pobreza y desigualdad; Educación; Ciencia y tecnología; Salud; Desarrollo sustentable y cambio climático.

A propósito de la temática del debate, me gustaría citar un estudio del Colegio de México (ColMéx) recientemente publicado e intitulado Desigualdades en México 2018, documento que analiza desde el año 2000 hasta la fecha, la terrible desigualdad que padecemos.

Por principio de cuentas, amigos radioescuchas, decirles que desigualdad no es lo mismo que pobreza; la desigualdad es la ausencia de oportunidades para unos y el exceso de éstas para otros, recordemos que el 10% más rico concentra el 80% del excedente nacional, mientras que el 90% más pobre sólo tiene el 20%; y la pobreza según la CONEVAL es la carencia social entendida como el no acceso a la educación, servicios de salud, a una vivienda digna, a servicios básicos, a seguridad social, a la alimentación y a un ingreso digno.

Según el estudio del ColMéx, para combatir la desigualdad necesariamente debes atacar la pobreza, el acceso a la Educación, es el motor más importante para combatir la desigualdad; evidentemente no es el único, también requieres acceso a la salud, a la vivienda, a los servicios y por supuesto tener un ingreso básico, factores de los que el 43.6% de los mexicanos carecen todavía según la CONEVAL.

Lamentablemente, hoy por hoy el tener una licenciatura o un posgrado no te asegura un empleo estable, seguro y bien remunerado, por el contrario, mientras más estudias más se va cerrando el abanico de oportunidades laborales. El Estado Mexicano ha fallado, no ha proporcionado nuevas y diversas formas de empleo para sus cada vez más y mejores profesionistas con especialidades y posgrados.

El Mercado laboral y las oportunidades de empleo, son parte fundamental para acortar la brecha de desigualdad entre los más ricos y los más pobres; el estudio del Col Méx plantea que “no se trata de traer maquiladoras de empresas extranjeras; lo que se propone es fomentar la implementación de talleres o laboratorios de desarrollo que incorporen a la masa de profesionistas nacionales”, en teoría económica básicamente sería aplicar el modelo de la Triple Hélice; es decir, que tanto las Universidades, como las Empresas y el Gobierno, trabajen en conjunto para empatar las carreras a ofertar a partir de las necesidades del Estado-Nación y de la iniciativa privada nacional, que permitan así ofrecer oportunidades a los miles de egresados de las instituciones de educación superior.

No se requiere ser aprendiz de brujo, para proponer que la desigualdad se combate con una mejor y más equitativa distribución de la riqueza nacional y a la vez generar empleos, sobretodo para las generaciones que año con años se colocan en la edad de trabajar con un mínimo de posibilidades.

Sobre estas dos variables, sería deseable que los candidatos nos expresaran su visión y sus propuestas concretas para hacerlas realidad, ya que la inconformidad social de los mexicanos se da precisamente por la exagerada concentración de la riqueza.

Ejemplo de ello lo constituye el empresario German Larrea, quien ha expresado públicamente sus temores por la llegada de AMLO a la Presidencia de la República; con datos fidedignos sus 50 mil trabajadores a los que les da empleo han perdido el 32% del poder adquisitivo en sus salarios, mientras que Larrea, el año anterior tuvo ganancias superiores al 117%.

El tema del salario de los trabajadores mexicanos, es precisamente uno de los problemas mayores en las discusiones en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); salarios que hoy dan para generar empleos, pero que son muy mal pagados en perjuicio del bienestar de las familias de los trabajadores.

Ojalá que el día de mañana los candidatos se concreten a exponer sus ideas y propuestas que darán fin a la desigualdad social que tenemos; y que también acuerden que sin importar quien gane el próximo 1º de julio, el resto de los candidatos concentrarán sus esfuerzos y fuerzas políticas en la búsqueda de soluciones a corto, mediano y largo plazo a los 5 males que más erosionan la convivencia social: Inseguridad; Corrupción e Impunidad; Desigualdad social; Justicia; y Oportunidades para nuestro jóvenes.

277 total views, 1 views today

Comparte esto:

Comentarios