Los padres de familia como docentes

Comparte esto:

 

Partiendo de la realidad de que los hogares no son escuelas, los padres de familia no son docentes, los hijos(as) no son alumnos y además del prejuicio de los jóvenes que los Smartphone son para recreación y nunca para educación, nos encontramos de repente sin previo aviso en un triángulo educativo sin que alguien de los actores ya sea docentes, padres o alumnos lo pidiera, menos lo imaginara.

El Secretario de Educación manifestó que los padres se preguntarían ¿cómo le hace el docente? Bueno la respuesta es concreta cada docente cuenta con la formación pedagógica, los conocimientos de la materia o grado que imparte, la experiencia en control de grupo y sobre todo su gran vocación de servicio que se expresa de manera sustancial y diaria con sus alumnos. Es importante recordar que para contar con los padres como impartidores del conocimiento debimos haberlos capacitado primero a ellos y ni siquiera previmos capacitar en clases en línea a los docentes, situación que apenas esta semana iniciara con el programa de Google  for education que arranco a más de un mes de haberse  declarado la contingencia y suspendido las clases presenciales, aun cuando desde enero se sabia lo que pasaría.

Aspirar a cumplir con los planes y programas educativos de una manera efectiva para este ciclo escolar endosándole la tarea a los docentes que su vez deben de compartir tal responsabilidad con cada padre de familia, esto partiendo del supuesto que el alumno cuenta con un adulto de tiempo completo en casa y no es de la mayoría que tiene que salir a trabajar para el sustento diario, creer que la mesa del comedor es tan eficiente como el aula escolar raya en la fantasía y no estar consiente que los padres no colaboran con la tarea no por falta de voluntad si no por la vergüenza de tener que reconocer nuestra propia ignorancia con los temas y materias ante nuestros hijos, por eso muchas veces era mas comodo no apoyar que exhibirse.

¿Que hacemos? Vamos por los conocimientos básicos necesarios por grado, alimentemos los portafolios de evidencias de manera sustancial y no solo sustantiva, usemos los libros de texto de acuerdo al calendario y seamos aliados de los padres de familia y jamás sus inquisidores, respetemos por salud mental de todos los horarios escolares habituales y demos una calendarización semanal con entregables prácticos y evidencias básicas.

Hoy más que nunca educar debe ser más parecido a compartir, que a enseñar.

518 total views, 4 views today

Comparte esto:

Comentarios