El acompañamiento en tiempos difíciles implica la escucha activa que se ha convertido en la nueva forma de abrazar a quienes amamos

Desde que nacemos hemos acumulado un historial de pérdidas o dificultades y ello implica que hemos hecho dos funciones como acompañado y acompañante en la situación que antecede o sucede al entorno de pérdida, ya sea de la salud, de un ser querido o incluso del horizonte de la vida. Ser acompañado en ocasiones se puede dificultar, pero pareciera un poco más llevadero; sin embargo, cuando nos toca acompañar entraña una mesura y un tacto que no siempre podemos visualizar en su momento, posiblemente por el calor de las emociones o porque a su vez somos acompañados.

Leer más