Ciudad de México. – Ante el conflicto por el desfogue de la presa La Boquilla en Chihuahua, la senadora Geovanna Bañuelos de la Torre solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informar sobre el estado que guarda el cumplimiento del Tratado Internacional de Aguas celebrado entre México y los Estados Unidos que establece los mecanismos de asignación de las aguas de los ríos Bravo y Colorado.

Mediante un punto de acuerdo, la coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo pide además a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) vigilar que se respeten, protejan y garanticen el derecho humano al agua y los derechos humanos de los manifestantes.

Asimismo, hace un llamado a las autoridades de seguridad para que sean respetados los derechos humanos de quienes protestan y se abstengan de incurrir en actos de represión.

Geovanna Bañuelos recordó que desde finales de julio cientos de campesinos de Chihuahua se manifestaron para impedir que las presas de la entidad se desfoguen para entregar agua a Estados Unidos, en cumplimiento del Tratado sobre Distribución de las Aguas Internacionales firmado en 1944.

“Los agricultores tiene el temor de que el agua que se les asigne no sea suficiente; mientras que el Gobierno y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) han enfatizado en que el desfogue de las presas para cumplir con el tratado no pone en riesgo el abasto para la agricultura”, mencionó.

Destacó que de acuerdo con el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, el daño por el incumplimiento del tratado sería gravísimo y los primeros perjudicados serían los ciudadanos de Chihuahua, por lo que él mismo ha señalado que en caso de llegar a ser crítica la situación, iniciaría un diálogo con su homólogo estadounidense, el Presidente Donald Trump, para llegar a un acuerdo binacional que garantice el derecho humano al agua de los agricultores de la región.

No obstante, el pasado 9 de septiembre cientos de agricultores de la región centro sur se movilizaron a la presa La Boquilla, para evitar que la Comisión Nacional del Agua siguiera extrayendo agua en medio de una sequía histórica en el estado de Chihuahua.

Tras un enfrentamiento con miembros de la Guardia Nacional lograron tomar control de las instalaciones de la presa y desalojaron a los elementos de la Guardia Nacional que estaban a cargo de la seguridad de las instalaciones.

Notas periodísticas refieren que la tensión aumentó la noche del martes, cuando se produjo un enfrentamiento con integrantes de la Guardia Nacional que ha dejado al menos un muerto y varios heridos, entre ellos cinco militares.

Geovanna Bañuelos enfatizó que el derecho humano al agua se encuentra reconocido en el Artículo Cuarto de la Constitución, así como en diversos tratados internacionales de los que el Estado Mexicano es parte.

“Por ello, en el ejercicio de sus atribuciones de supervisar la política exterior de nuestro país, exhortamos a diversas autoridades con el objetivo de garantizar, proteger, promover y respetar el derecho humano al agua y el derecho humano a la protesta”.

Y pidió a la SRE analizar la viabilidad, oportunidades y riesgos de instalar una mesa de negociaciones con el Gobierno de Estados Unidos de América para revisar el Tratado Internacional de Aguas.

“En el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo nos encontramos completamente comprometidos con la garantía plena de los derechos humanos; en especial, de los derechos económicos, sociales y ambientales”, concluyó.