La práctica de la aceptación de sí mismo: segundo pilar de la autoestima

Planta tu propio Jardín, decora tu propia alma

En lugar de esperar que alguien te traiga flores

Verónica A. Shoffstall

También podemos ubicarla como la virtud del realismo aplicado a uno mismo, en la autoestima es una parte importante muchas veces incluso llegamos a ubicar la autoestima por este pilar, que es la aceptación o la negativa de permanecer en una relación de confrontación conmigo mismo y se puede ubicar en tres niveles de significación, con matices diferentes.

El primero es que la aceptación de sí mismo se refiere a la valoración y el compromiso con unos mismo como resultado del hecho de estar vivo y ser consciente, un acto de afirmación con esta frase: elijo valorarme a mí mismo, tratarme a mí mismo con respeto, defender mi derecho a existir.

El segundo, mientras tanto, se refiere a la disposición a experimentar, hacer realidad para nosotros sin negación o evasión que sentimos, pensamos, deseamos, hacemos y somos y que esa parte es muy nuestra y no algo ajeno a nosotros, es decir, disposición a experimentar y aceptar los sentimientos, sin importar si agrada o desagrada; finalmente el tercer nivel alude a que la aceptación me acerca más a mí mismo me lleva a mayor compasión por mí mismo, incluso a ser amigo, esto no niega la realidad, no afirma que sea correcto sino que indaga en el contexto en el que se llevó a cabo una acción, quiere comprender por qué algo está mal o inadecuado o incluso necesario en su momento.

La aceptación esta previo al cambio y el crecimiento por ello la actitud de aceptación y compasión no fomenta la conducta no deseada, sino que reduce la probabilidad de que acontezca, puesto que una vez que asumo la responsabilidad de lo que he hecho puedo avanzar a un nivel más profundo e ir al contexto.

Propongo hacer este ejercicio para poner en práctica este pilar pónganse delante de un espejo de gran tamaño y mírese la cara, el cuerpo y perciba sus sentimientos a medida que se observa, le estoy pidiendo que preste atención no a su indumentaria, ni a su maquillaje sino a usted mismo, fíjese si esto es difícil o le hace sentirse incomodo (a), incluso conviene hacer este ejercicio desnudo, puede permanecer un buen rato en el espejo observando las emociones que despierta atento a la imagen y repetir: “sean cuales sean mis defectos o imperfecciones me acepto sin reservas y completamente”.

Este muy atento a los cambios que surjan, respire profundo y dígase esto una y otra vez durante uno o dos minutos si apresurarse permítase experimentar plenamente el significado de sus palabras y ponga atención a las reacciones del pensamiento. Se recomienda este ejercicio dos minutos en la mañana y dos minutos en la tarde por dos semanas y note los cambios que surgen.

Otro aspecto quizás a veces más difícil de aceptar es escuchar nuestros sentimientos, el acto de experimentar y aceptar nuestras emociones es un acto de tomar conciencia, incluso si se nos hace difícil podemos aceptar la negativa de querer aceptar tal emoción. Deberíamos darnos espacio a bosquejar y observar también los pensamientos, pero con los ojos del corazón y escuchar que nos quieren decir.

En Grupo Terapéutico Carrillo seguimos acompañándole de corazón comentarle que contamos con homenajes para nuestros seres queridos que no hayamos podido despedir, se puede llegar a trabajar con nuestro acompañamiento que termine con la liberación de mariposas o palomas, para mayor información se puede poner en contacto nosotros o en las oficinas de Funeraria Carrillo.

Recuerda el cambio está en nosotros mismos y posees muchos dones, aunque te asusten muchas veces.