448 total views

Jalpa Zacatecas.-  Un limpiabotas, lustrabotas, lustrador o bolero, es una persona que se encarga de limpiar y lustrar el calzado de eventuales clientes utilizando técnicas y formas  para cuidar el calzado. Tradicionalmente lo ejercen personas del género masculino y muy frecuentemente niños, en Jalpa este oficio también es parte de las actividades emblemáticas del municipio.

Lo anterior se deriva del dicho del  ciudadano  Marco Salas Hernández, persona que se dedica a este arte de la “Boleada”  desde ya hace 9 años, en las inmediaciones del  jardín principal y/o plaza Árechiga.

Explicó “Marco” que a pesar de la pandemia por covid-19,  él sigue teniendo mucho trabajo desde el inicio de este mal y hasta el día de hoy. Igual comentó que no le preocupa el “rebrote” que se está volviendo a dar en el municipio, ya que él se encuentra vacunado, y sigue con sus medidas sanitarias para seguir trabajando, lustrando calzado.

Marco, invitó a la ciudanía y sobre todo a los jóvenes a que sigan tomando las medidas correspondientes y a vacunarse, esta cañón dejar de trabajar, aunque sea limpiando zapatos.

Debajo de los “reposapiés” o cajón de bolero se encuentra la caja de herramientas y materiales de trabajo. Este recipiente consta de una variedad de cepillos, así como trapos, pinturas,  cera liquidas, jabón de calabaza  y otros productos para el cuidado del calzado. Todo el ritual comienza con un lavado de zapatos, que se realiza primero quitando la suciedad superficial con un cepillo y en ocasiones detergente especial.

Una vez eliminado el polvo, el bolero  se embarca en una secuencia cuidadosamente de rutinas de encerado, pintura y pulido que concluyen con un cepillado enérgico y el toque final de brillo. Un “franelazo” con un trapo rojo  por encima  de cada zapato, por eso cobramos bien dijo Marco, es un trabajo especial.

Esto es todo un rito, que nos lleva varios minutos, todo depende del tipo de calzado,  “Marco” al igual que una decena de “compatriotas” como el los llama, a sus colegas, boleros atiende de todo tipo de personas, dijo que sus clientes son  en mayoría los adultos, algunos oficinistas,  políticos y empresarios que son  quienes mantienen con vida el brillante oficio del bolero en Jalpa y la región.