ES POLÍTICO, NO TÉCNICO

RECREO

ES POLÍTICO, NO TÉCNICO

La inseguridad es un problema político, lo técnico es derivación. Mientras no se entienda eso seguiremos pidiendo cabezas para que todo siga igual

Para un gobernante es muy cómodo que cuando la gente reacciona indignada por algún suceso, las emociones se canalicen hacia el pararrayos en turno que en el caso de Zacatecas es el titular de seguridad pública, fácilmente desechable, evitando  la revisión de estructuras que auspician impunidad y de las decisiones de fondo

Si seguimos confundiendo los síntomas con la enfermedad seguiremos sin revertir la progresiva impotencia ante la criminalidad desatada que en nuestro estado alcanza niveles intolerables cuando el crimen organizado se da el lujo de llevar a tirar 10 cuerpos frente a las oficinas del gobernador, mandar a muchachos a asesinar en pleno centro, asesinar a un general en un operativo menor como es la aprehensión de tres agentes del municipio de Pinos y el asalto a una caravana de migrantes que debiera ser custodiada en su trayecto

La primera política equivocada en Zacatecas arranca desde el inicio de la trágica guerra emprendida por Felipe Calderón, la de que a la federación la correspondía enfrentar el desafío. Consecuencia de ello, se rentaban hoteles para los policías federales, se habilitó el gimnasio para la marina, se construyeron instalaciones militares en Jalpa y Fresnillo al mismo tiempo que las bandas permean como la humedad en cuerpos policiacos estatales y municipales, el sistema penitenciario y no se diga ayuntamientos

Otra línea de conducta política de los gobernantes zacatecanos sin excepción es la distancia del tema de la inseguridad al no asumirlo como el reto número uno y delegando la responsabilidad en sus respectivos pararrayos y una fallida política de comunicación de una crisis que no se resolverá sin la participación de un pueblo al que nunca se le informa con suficiencia ni se le incluye en la tarea

NEPOTISMO DEGENERADOR

La idea de que es responsabilidad federal la inseguridad provocó abandono presupuestal estatal y municipal al grado tal que a hoy muchos municipios disponen de menos elementos y equipo de los que tenían hace veinte años, recargándose en el presupuesto federal y haciendo un uso opaco del mismo

No se ganará terreno a la delincuencia si no se le arrebata el control del penal de “Cieneguillas”. Los “mejoralitos” con los que tienen décadas reaccionando a cada fuga o riña permiten que la corrupción siga intocada

El problema más grande que nos hunde en la impotencia frente al crimen organizado es la timidez con la que los distintos gobiernos zacatecanos han enfrentado la corrupción.

Nos acostumbramos al hecho de que el gobernante en turno comparte poder con familiares o allegados que sin ningún sustento legal toman decisiones como contratar o despedir, nombrar funcionarios y ejercer autoridad sobre los niveles burocráticos sin ningún sustento legal

¿No es hora de reparar en la enorme distorsión que introduce en la institucionalidad la dispersión de la responsabilidad que eso ha significado?

En Durango trasciende el congelamiento de las cuentas bancarias de la esposa del gobernador anterior panista como consecuencia de la acción emprendida por su sucesor del mismo partido, en Hidalgo están en prisión preventiva varios presidentes municipales en activo hasta su vinculación a proceso, en Tamaulipas se procede contra la cauda de funcionarios señalados de incurrir en diversos ilícitos, en la Ciudad de México ya están en prisión y vinculados a proceso varios destacados funcionarios de la demarcación Benito Juárez que enfrentan cargos por fraudes inmobiliarios que implican muchos miles de millones, ratificando la ciudad su condición de avanzada gracias a que en los constituyentes locales tomaron la sabia decisión de que ningún servidor público goce de fuero

NI PUEBLO SIN GOBIENO, NI GOBIERNO SIN PUEBLO

Los pactos de silencio desembocan en impunidad generalizada y dónde existe impunidad generalizada la inseguridad no encuentra obstáculos, los pueblos no cierran filas en torno a gobiernos que no combaten la corrupción en sus filas y un gobierno sin apoyo popular es “pichón” para las bandas del crimen organizado, no hay soldados suficientes para darle seguridad a los zacatecanos mientras estos tengan todo a su favor gracias a que se puede matar a cualquier hora del día y en cualquier lugar sin que los asesinos tengan problemas para huir a pie en moto o en auto (No se conoce un caso de fuga en burro)

Pueblo sin gobierno vive indefenso, gobierno sin pueblo no tiene poder para enfrentar la inseguridad.

La clase política local es estéril fragmentada, improductiva, eso juega a favor del crimen organizado, pero no hay que descartar la aparición de una bandera que nos sume a todos en el mismo esfuerzo

La ciudad de México, Durango e Hidalgo dan la pauta

Nos encontramos el jueves en Recreo

@luismedinalizalde-luismedinalizalde@gmail.com