UN CIVIL EN SEDENA  

 RECREO

UN CIVIL EN SEDENA

En los últimos días los grupos delincuenciales dieron la nota mediante acciones de fácil ejecución. Incendiar vehículos y tiendas de conveniencia no requiere más que de pequeños grupos bajo el amparo de la sorpresa para conseguir el impacto buscado. Los sucesos más graves se produjeron en Ciudad Juárez dónde además de incendiar negocios y vehículos dispararon contra personas a discreción, privando de la vida a once

Los grupos criminales tienen dos estrategias a las que recurren según sus circunstancias. En tiempos de fortaleza se aplican en penetrar en el ánimo social repartiendo mercancía robada en sectores marginados, patrocinando festejos del día de la madre o del niño, equipos deportivos, donativos a iglesias y hasta frenando delitos de fuero común como robos domiciliarios y abigeato, con esa estrategia buscan simpatía social que los resguarda de la persecución de rivales y de la ley.

La estrategia alternativa en tiempos de apuro es producir pánico en la gente común que rápidamente se traslade a los políticos en ejercicio del poder para paralizarlos cómo cuando lanzan granadas en la ceremonia del Grito de Independencia en Morelia, para ello ponen en práctica lo aportado por militares y policías involucrados desde los orígenes en los cárteles

Son competentes en sus labores de inteligencia, por eso ejecutan con precisión a sus objetivos, disponen de capacidad de reacción inmediata que mucho quisiéramos ver en los cuerpos de seguridad, como lo muestran cuándo evitan o tratan de evitar la detención de jefes generando caos o escudándose en civiles para contener la acción de la autoridad como los hemos conocido incontables veces en Reynosa, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Ciudad Juárez

El anonimato y la sorpresa son sus fortalezas. Temen al ejército, marina y Guardia Nacional pero no a la fuerza policial de estados y municipios, salvo la de la Ciudad de México

La destrucción de grupos criminales es resultado de tareas de inteligencia que incluyen la recopilación de información de campo a cargo de los agentes arraigados (no itinerantes), lo que otorga gran relevancia al policía municipal y de barrio y a los mecanismos de denuncia confiables desde el anonimato ciudadano, a lo que se añade las tareas de inteligencia financiera y seguimiento patrimonial

¿SIN EJÉRCITO?

El crimen organizado es desafío al estado mexicano pero la pobreza moral provoca que cada episodio se convierta en ocasión para acarrear agua al molino partidista

El centro penitenciario dónde se produjo la pelea entra pandillas de Ciudad Juárez que detonó la violencia en las calles es de administración del estado de Chihuahua, los políticos opositores y los medios de comunicación en su mayoría, omiten la responsabilidad de los gobiernos estatales para concentrar su encono en el Presidente de la República, parcializando las conclusiones para en vez de enriquecer la reflexión pública  sobre la inminente decisión de estado sobre el papel de las fuerzas armadas en el combate al crimen organizado

Como se sabe, la reforma a la constitución que creó la Guardia Nacional otorga por primera vez en la historia de México fundamento legal a la participación de militares en la seguridad pública para poner fin a la flagrante violación a la constitución con la que actuaron los que hoy hipócritamente se erigen en defensores de lo que cuando gobernaron pisotearon. El nudo a deshacer es que un artículo transitorio de dicha reforma le pone fecha límite a la participación militar en seguridad pública hasta el 27 de marzo de 2024

El dilema de estado consiste en regresar a la etapa en la que los militares participan en tareas de seguridad violentando la constitución, o reformar la constitución para que lo hagan conforme a derecho como viene sucediendo en el presente sexenio

No es realista prescindir de las fuerzas armadas en las actuales circunstancias

La Guardia Nacional es fortaleza inconclusa, le faltan miles de efectivos más y más de doscientos más cuarteles para que contemos con una fuerza disuasiva sin precedente. El sistema penitenciario no se recupera del ciclo de corrupción y los grupos criminales siguen al mando en muchas prisiones, el poder judicial federal y el del fuero común aúno no se libran de los que venden amparos y sentencias, la investigación científica del delito no existe ni en el discurso de los fiscales

DEBER ABANDONADO

Es lógico que los mexicanos alberguemos temor de que se afecten los derechos ciudadanos con los militares en tareas de seguridad pública por los crímenes cometidos con ese motivo. Para eso no hay más que preservar la democracia

La propuesta de absorción de la Guardia Nacional por la SEDENA debe debatirse en su fondo y forma sin perder de vista el objetivo de preservar, en un futuro, a tan formidable fuerza policial de caer en manos de delincuentes tipo García Luna

La fórmula que concilia la necesidad de contar con los soldados en la seguridad pública sin militarizar el poder público es estableciendo en la constitución y la ley que la titularidad de la SEDENA recaiga en un civil, fórmula vigente en muchos países al enfrentar el mismo dilema

Lo que es una puñalada a la sociedad, es el boicot legislativo por simple cálculo electoral

Los criminales se han vuelto expertos en manipular contradicciones de una clase política muy rabona, nutrida de trepadores que fijan sus posturas sin responsabilidad con el destino colectivo

Nos encontremos el jueves en Recreo

@luismedinalizalde-luismedinalizalde@gmail.com