UN ANTES Y UN DESPUÉS

RECREO

UN ANTES Y UN DESPUÉS

México no ha sido un país de leyes, pero va en camino de serlo. El informe sobre “La noche de Iguala” dado a conocer por Alejandro Encinas y la consecuente detención del ex Procurador general de la Republica bajo los cargos de tortura, desaparición forzada y delitos contra la administración de justicia, constituyen el esfuerzo mayor por reformar la justicia en México, pues desapariciones, torturas y delitos contra la administración de la justicia han estado presentes en la vida del país desde siempre

Desde el principio quedó claro que la brutal violencia ejercida contra el estudiantado normalista de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014 fue resultado del entendimiento entre narcos, y autoridades de los tres niveles de gobierno civiles y militares. La detención inmediata del presidente municipal de Iguala y de su esposa fue una admisión inevitable muy pronto entró en juego el “control de daños” en dónde con lo que se sabe hasta ahora, Murillo Karam fue protagonista central

La conjugación de instituciones públicas en la comisión de delitos y su consecuente encubrimiento forma parte de la historia del mundo, León Trotski, Jhon F. Kennedy y Olof Palme fueron víctimas de esos delitos como según el sentir popular, lo fueron Álvaro Obregón y Luis Donaldo Colosio en México, y digo según el sentir popular porque en ambos casos las conclusiones de las investigaciones judiciales no fueron compartidas por la sociedad en dónde ocurren, en el caso de Obregón es muy conocida la anécdota de los asistentes a actos masivos como corridas de toros en dónde el infaltable desmadroso grita voz en cuello “¿Quién Mató a  Obregón? Y la multitud contestaba a coro: “Calles………eeeee” en alusión a Elías Calles. El asesinato de Colosio se inscribe en la memoria colectiva como un crimen ordenado desde el poder. La compartida creencia solo la inhibe el poderío económico y político que mantiene el salinismo

Ser procurador o fiscal cuando ocurren crímenes de estado es sacarse la rifa del tigre, una vez cometido el delito, el tortuoso control de daños convierte en pieza central al responsable de investigarlo, por eso el procurador cuando es asesinado Colosio, de plano prefirió dejar el cargo en vez de entrarle al toro, pues el ilustrado jurista no encontró en su sabiduría académica la entereza necesaria para llegar al fondo y obrar en consecuencia ni para urdir su ”versión histórica” En esos trances el riesgo no tiene límites

¿ADIOS PACTOS DE SILENCIO?

Murillo Karam no rehusó, según las investigaciones dadas a conocer, el “control de daños” y confiando en que una versión verosímil sería asimilada como lo han sido todos los crímenes de estado precedentes. Nunca imaginó que los padres de los 43 evitarían el olvido, nunca imaginó que el voto ciudadano llevaría al gobierno otra voluntad política

Se sabe de ochenta y tres órdenes de aprehensión contra militares y civiles de los tres niveles de gobierno, pero la justicia no será plena si Enrique Peña Nieto y el General Cienfuegos no son llamados a aclarar lo sucedido ¿Un “control de daños” de ese tamaño es imaginable sin el presidente y el general secretario de la defensa nacional?

Los mexicanos vivimos tiempos de cambio, por primera vez en la historia, una generación del poder es sometida a la ley una vez que es remplazada, a diferencia de sus predecesores, mismos que nunca fueron llamados a cuentas por los sucesores cuándo abundaron las evidencias de ilícitos de diversa magnitud, el pacto de silencio redujo todo a versiones populares y mediáticas.

Hoy vamos por rumbo diferente, por fin accede al mando institucional una visión de construcción real del estado de derecho que coloca a los que hoy ejercen autoridad en el camino de que una vez relevados, sus acciones y omisiones serán revisadas con la lupa de la ley tal como debió haber sido siempre

¿Qué disuasivo más efectivo puede tener un servidor público que el saber que una vez que deje el cargo no tendrá la impunidad si incurrió en actos indebidos?

Los Presidentes de la República, los gobernadores y alcaldes piden resultados, en lo de los métodos suelen desentenderse mientras no trascienda

La sangre estudiantil derramada en Tlatelolco inició las transformaciones que nos permiten gozar de libertades ciudadanas que mucho tiempo fueron letra muerta, la sangre estudiantil derramada en Iguala, estoy seguro, inicia el cambio profundo de nuestro sistema de justicia con la decisión de llevar a tribunales a un ex procurador general de la República que si es su voluntad, podrá aportar toda la información de que dispone de modo tal que ningún delincuente quede impune y ningún inocente sea juzgado culpable

Si hacemos fuerte la política contra la impunidad ganaremos el futuro

Nos encontramos el jueves en Recreo

@luismedinalizalde-luismedinalizalde@gmail.com