ZACATECAS, MONEDA DE CAMBIO  

RECREO

ZACATECAS, MONEDA DE CAMBIO

El destino de Zacatecas debiera decidirse en Zacatecas, el acuerdo entre Monreal y “Alito” enseña que no lo hemos logrado.

Ricardo Monreal despega en la política en los años noventa del siglo pasado, cuando una tesis absurda se vendía como sinónimo de modernidad de pensamiento. Fukuyama y su ilusorio “fin de las ideologías”, Alito Moreno es también producto cultural del menosprecio a las creencias partidarias, a partir de esa premisa ubiquemos el acuerdo político para facilitar que David Monreal fuera electo gobernador en el tercer intento.

Ricardo Monreal quiso ser abanderado del PAN en 1998 pero le cerraron las puertas, entra al PRD, luego al PT, después a MC y en estos momentos está en Morena quien sabe cuánto tiempo más.

Monreal es el más habilidoso animal político que ha dado Zacatecas en muchos años, es de eficaz desempeño en los cargos públicos que ha ocupado.

Enarboló la bandera contra la imposición centralista derrotando el rencoroso veto de Ernesto Zedillo y una vez que se convierte en actor nacional, se convierte en operador de la lógica de imposición que tiene su matriz en la Ciudad de México en dónde les vende la falsa idea de que antes de él la oposición de izquierda no existía a pesar de que en 1986 el PSUM obtiene la primera victoria en elecciones municipales (Cuauhtémoc) y la región del sureste le da el voto mayoritario a Cuauhtémoc Cárdenas , y en 1992, el ingeniero Jaime Enríquez Félix obtiene un 17 por ciento de los votos y Alfonso Ramírez Cuéllar en 1995 un 26 por ciento de la votación. Monreal aprovecha la ignorancia de los capitalinos de nuestras luchas campesinas, sindicales, urbanas y estudiantiles que hicieron época y sin las cuales, el control político del PRI no sería vencido.

Además de su ventajista operación desde el centro, Monreal cultiva con particular esmero la relación con periodistas, instrumentando a algunos como propagandistas para que el mito no se difumine.

ÉL GANANADO Y ZACATECAS PERDIENDO

Ricardo Monreal tiene la edad y las cualidades para seguir vigente en la política porque ha demostrado capacidad como legislador y como ejecutivo, como estratega electoral y operador político, Lo malo para el estado de Zacatecas es que sus seguidores carecen de sus hechuras, lo que combinado con su capacidad de imponer candidatos y funcionarios ha puesto al pueblo de Zacatecas en las manos de los sin oficio que se le cuelgan.

Alito Moreno traicionó a Claudia Anaya y jugó con el PAN y el PRD, pero es el pueblo de Zacatecas la víctima de ese modelo de políticos sin ideología que les dé rumbo. Tenemos una clase política que gobierna sin proyecto y una oposición que se opone sin proyecto.

Mientras que Monreal ha mantenido una trayectoria personal exitosa, Zacatecas consume el presupuesto anual en la forma más improductiva imaginable, con plantas laborales públicas sobre cargadas de parientes y “operadores”, con décadas de nepotismo cínico y depredador, con corrupción sin resistencia activa, las obras públicas emproblemadas durante décadas y los sectores sociales dispersos y sin voz organizada ¿Qué sería de Zacatecas sin la válvula de escape de la migración?

En Aguascalientes primero Nazario Ortiz Garza y luego Olivares Santana gestaron camada duradera de políticos que le dieron peso nacional a Aguascalientes durante medio siglo, operaron para que la inversión federal detonara el crecimiento económico de la entidad. En Zacatecas, nuestros políticos que acceden a la escena nacional después de Leobardo Reynoso, han sido estrellas solitarias y distantes (Manuel Tello, Dovalí Jaime, Genaro Borrego, Amalia García) Siendo la excepción Monreal, cuya intromisión en asuntos Zacatecanos ha sido constante, para incomodidad de sus sucesores.

LA DIFERENCIA

Mientras que en Aguascalientes la prolongación en el tiempo de la influencia política de sus hombres fuertes desembocó en crecimiento económico, modernización de la infraestructura urbana, potenciación de su comercio y agricultura, en Zacatecas, la vigencia prolongada de Monreal no se ha traducido en progreso.

La explicación que yo encuentro es en que Monreal, a diferencia de Olivares Santana, se formó en el espejismo del “fin de las ideologías” y no hay proyecto de nación o de región que no se sustente en creencias ideológicas plasmadas en los documentos de cada partido.

El senador Monreal aprendió a desplazarse sin ataduras de lealtades partidistas y lo hace con habilidad sobresaliente, creando parvadas de imitadores zacatecanos.

Para impulsar a un estado (no solo administrarlo) se necesita de un cuerpo de ideas orientadoras del rumbo de la acción, ideas que para Leobardo Reynoso, Ortiz Garza Y Olivares Santana son las de la Revolución Mexicana, para Salinas de Gortari el neoliberalismo.

Aguascalientes no fue tratado como moneda de cambio por sus políticos nacionales, Zacatecas si padece esa desgracia.

Nos encontramos el lunes en Recreo.

@luismedinalizalde-luismedinalizalde@gmail.com