¿Para dónde vamos?

Por la radio escuche la siguiente historia:

Un joven en su universidad ve a una chica que le gusta; investiga su dirección y concluye que la mejor forma de cortejarla es a través de cartas físicas e inicia su plan de conquista, le escribe todos los días, poemas, frases de amor y todo aquel pensamiento que le inspira su Dulcinea, el joven no ve resultados,  en la escuela la chica no lo mira y parece que él no existiera para ella, el joven en lugar de darse por vencido engrandece su empeño enviándole ahora varias cartas al día, un día escucha que la chica esta ya comprometida en matrimonio y cesa su intento.

¿Con quién crees que se comprometió la joven? En efecto con el cartero.

Es una magnifica historia que nos deja varias moralejas como que si lo que estas haciendo no es el camino indicado el hecho de acelerar el paso solo te llevara más rápido a tu equivocado destino, por eso creo que el “echaleganismo” que tanto se vende hoy en día como la solución mágica a todos nuestros problemas y anhelos  no es la solución de facto.

Otra de las lecciones que nos da la historia es lo divorciado que esta la teoría de la práctica, si aquello que se aprende solo queda en las aulas, en los libros, cuadernos, presentaciones etc. Y no se lleva a la practica difícilmente lograremos aprendizajes significativos, una pregunta recurrente hoy en los escuelantes es: ¿esto de que me va a servir? Y la repuesta aun queda a discreción del docente, es necesario que el alumno quiera aprender para que logre obtener conocimientos y habilidades para la vida y no solo escriba muchas letras como nuestro protagonista, pero que es lo ¿qué quieren aprender los niños y niñas? Nadie les pregunta, a ellos solo se les sigue imponiendo una serie de contenidos diseñados por adultos y lo más importante,  eso que quieren aprender los educandos ¿de qué les será útil en su vida diaria?

El reto de la educación creo que lo estamos viendo de arriba para abajo e imponiéndoselo a los protagonistas y no de abajo para arriba construyendo con ellos el futuro en que vivirán, comprender en lugar de solo aprender quisiera que fuera la nueva visión en la formación de los nuevos ciudadanos y que ellos sean agentes de cambio en su entorno, mas como ser comunitarios en la vida real si estamos todos ensimismados en los smartphones. Como vemos la problemática de mi entorno si estamos ciegos, sordos y mudos por las redes sociales.

Víctor Manuel Silva Galaviz.

direccion@instituto3e.org