3,789 total views

Isaías es mi hijo que acude en este ciclo escolar al segundo grado de secundaria quien cada día a la hora de la comida desde el 10 de Agosto me documenta  los argumentos del por que no funcionara la educación a distancia 2.0 y ahora que se integra de manera televisiva la transmisión de conocimientos, donde docentes profesionales contaran con el apoyo de presentadores de la barra de revista  de las cuatro televisoras involucradas para impartir los contenidos correspondientes al programa escolar según sea el grado es menos optimista sobre los resultados en su aprendizaje, lo que se me hace mas fácil pensar es en la apatía de esta generación de niños cristal que prefieren un mundo virtual a la realidad existencial, se me hace tan fácil culparlo bajo el juicio de perezoso y aventarle el rollo aburridor de: “ yo a tu edad, alimentaba las vacas antes de ir a la secundaria…” es tan tentador imponer con el argumento que nunca falla de “aquí mando yo”.

La critica es buena por que nos invita a reflexionar, pero solo la acción nos lleva a la solución de las adversidades, seguiremos quejándonos todos de este inicio del ciclo escolar a distancia de la inequidad educativa, de la falta de conectividad y de las herramientas, etc. Pero no podemos quedarnos ahí como comunidad escolar si ya abandonamos el plantel escolar por la pandemia no abandonemos a nuestros hijos y alumnos, sigamos insistiendo en lo importante que es para su vida no la información que se transmite nada más, lo mas importante son  los valores que compartes como adulto hacia los menores; en lugar de enseñarles a culpar a otros y a justificarse ante la renuncia del enorme esfuerzo que significa este reto ya conocido de la educación a distancia, mostrémosle con el ejemplo que las metas se logran con disciplina y que la queja es valida, pero no complacencia.

Isaías continuaras con tu formación académica ahora de manera hibrida por la misma razón por la que te llevamos el primer día la preescolar, que es: creemos que la educación es la respuesta a tu integridad y superación humana, pero  sobre todo por que ni antes y menos ahora vas enfrentar este reto solo, tienes  tu escuela,  tus maestras, tus compañeros  y  tu familia.

Si educamos al niño de hoy, no será necesario castigar al hombre del mañana. (Pitágoras)

Víctor Manuel Silva Galavìz.

direccion@instituto3e.org