Constitución y educación.

 

El anterior 5 de febrero se conmemoro una vez mas el ahora 105 aniversario de la constitución de 1917 realizada en la ciudad de Querétaro promulgada en tiempos de presidente Venustiano Carranza que al tenor decía lo siguiente en el artículo 3ro:

La enseñanza es libre; pero será laica la que se dé en los establecimientos oficiales de educación, lo mismo que la enseñanza primaria, elemental y superior que se imparta en los establecimientos particulares. Ninguna corporación religiosa ni ministro de ningún culto podrán establecer o dirigir escuelas de instrucción primaria. Las escuelas primarias particulares sólo podrán establecerse sujetándose a la vigilancia oficial. En los establecimientos oficiales se impartirá gratuitamente la enseñanza primaria.

 

Lo anterior paso a la ejecución hasta 1921, bajo el gobierno de Álvaro Obregón, con la creación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que la educación comenzará a expandirse poco a poco a toda la República, poniéndose en práctica lo estipulado por los artículos constitucionales 3, 27, 31, 73 y 130, en relación con la educación, la creación de escuelas, de las misiones culturales y establecimientos de formación profesional.

Si bien se atribuye a Cárdenas la primera modificación del artículo 3 para introducir la educación socialista, lo histórico es que Narciso Bassols redactó la reforma que sería aprobada por el Congreso en octubre de 1934. Con una orientación mayor hacia la izquierda, Lázaro Cárdenas dio entrada a las influencias marxistas, propuestas por Lombardo Toledano, aceptando la modificación del artículo 3 de la Constitución para establecer que la educación además de laica sería de carácter socialista, lo que traería nuevas luchas, particularmente en el campo, entre el magisterio de izquierda y el clero.

Ya con Salinas, Fox, Calderón y Peña Nieto, se siguen los lineamientos de los documentos internacionales, además de las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en materia educativa para México. Bajo este escenario a la educación quedo en medio ahora de las indicaciones de la OCDE al estado mexicano y a los intereses de los caudillos sindicales y sus distintas fracciones a lo largo y ancho del país.

Actualmente se volvió a reformar los artículos correspondientes a la educación para dar cabida a la llamada Nueva Escuela Mexicana, misma que carece de planes y programas por lo tanto se tienen que seguir instruyendo bajo los requerimientos de Peña Nieto.

“Yo prefiero pagar primero a un maestro y después a un general” (Pancho Villa)

Víctor Manuel Silva Galaviz.

direccion@instituto3e.org