Relaciones de pareja tienden a mejorar en estas épocas decembrinas

 1,045 total views

 

Amar no es mirarse el uno al otro

 sino más bien mirar ambos

en la misma dirección

 

Antoine de Saint-Exupéry

 

Como sabemos una relación de pareja es un nexo de amor que surge entre dos personas que tiene distintas etapas cuando evoluciona en positivo. El enamoramiento, la etapa del noviazgo, la consolidación de la historia y el matrimonio. conviene destacar que cada vez son más las parejas que evitan dar el paso del evento nupcial y mantienen vida de pareja.

Una relación de pareja puede ser gratificante, cuando se trata de un vínculo positivo en el que el amor es una suma y no una resta. El amor verdadero es aquel en el que dos personas se complementan a pesar de ser diferentes, tienen un estilo de vida compatible, valores similares e ilusiones compartidas. Donde cada uno tiene su propio espacio.

 

En cambio, una relación de pareja infeliz es aquella en la que el amor se ha vuelto una carga de dolor y de sufrimiento para una pareja. Como el caso de las relaciones tóxicas que muestran cómo en ocasiones se llama amor a algo que no lo es. Donde se confunde el amor con la compañía, con los celos o con la dependencia. Hacer conciencia acerca de a que característica de pareja encajamos posibilitará que seamos proactivos en la relación.

El cine, las comedias románticas, los cuentos de hadas y los medios en ocasiones bridan una visión distorsionada y ficticia de lo que es una pareja en la realidad, en relación con aquello que de verdad es una pareja. Una pareja no está formada por dos personas que se fusionan en una, no existe el alma gemela sino dos personas que se complementan. Del mismo modo, tampoco existen los finales felices, sino que el amor se renueva cada día y el amor se construye despacio y con pausa, lo que no es real tampoco es que las parejas sanas gozan de una aureola de felicidad permanente, enamoramiento constante, falta de conflictos. Más bien en una relación de pareja sana lo que predomina es el amor y no el enamoramiento que no es lo mismo. Los conflictos que hay se hablan, y no siempre todo es felicidad.

Las relaciones de pareja sanas conforman a futuro una familia cálida que se comprende y se acepta aún con las imperfecciones, así mismo educan a sus hijos en ese paradigma donde predomina el amor incondicional, la comunicación y el respeto. Esta familia a su vez forma individuos realistas, empáticos, sensibles que puedan desenvolverse en la sociedad de manera productiva y si nos damos cuenta es una cadena de amor y respeto que aumenta las posibilidades de tener un mundo más humano.

 

Tal como refiere Nietzche en el amor hay algo de locura, pero a la vez en la locura hay siempre algo de razón, de acuerdo con expertos es posible encontrar el equilibrio en las relaciones de pareja, la invitación para voltear unas vez más con otros ojos a nuestra familia, se considera que para tener una relación sana lo primero que es necesario hacer es escuchar el criterio propio: ¿Qué necesitas de una relación? ¿Te lo puede aportar la persona que está a tu lado? ¿Qué aportas a la relación?