3,876 total views

De Política y Mentidero

Por:
José Juan Llamas Saldívar

Martin Carrillo y Marco Vinicio y Párenle en la nueva 4T de Zacatecas.
Ya es cuestión de días, ayer algunos de los elegidos por la gente y hoy flamantes diputados federales zacatecanos como Miguel Varela, Caro Dávila, Fuensanta Guerrero, Noemí Luna y Miguel Torres, ingresaron ya por la puerta grande de San Lázaro y a partir de casi ya, será su hogar “la trinchera” más importante de la nación, son ellos entre otros, la voz del pueblo en el plano nacional, así en el plano local, otra vez la zona de los cañones se queda sin presencia en el contexto estatal, más allá de Maribel Villalpando –flamante representante de la 4t en la zona- son los profes Martín Carrillo y Marco Vinicio Flores, algunas de las cartas que observaremos en el gobierno de David Monreal y esta por verse, lo cierto es que pocos, muy pocos hombres y mujeres de la zona van a figurar, quizá Cristal Pelayo, si decide no ir en el proyecto del Dr. Ricardo Monreal o Bien apoyarle desde acá, serán –estas- algunas de las figuras de la zona que brillen en el estado, habrá que agregar a la lista, algunos representantes de la región, cuadros que incursionaran por haber sido ex candidatos a alcaldes y diputados –quizá- les alcance, lo cierto es que otra vez la región esta pobre de políticos en el estado.

Llegará la Barredora a las Presidencias, se va como el 10 por ciento y llegan Igual.
Lo que es inminente en los próximos 20 días, es la “barredora” y no necesariamente aquella que levanta a los ciclistas que por alguna situación no terminan la carrera. No hablamos del fenómeno que cada 3 o 6 años sucede, llegan los nuevos y se van los viejos, con ellos, con los antiguos alcaldes se va la mayoría de los trabajadores de confianza, en su mayoría dejan el cargo con una buena liquidación, es decir una jugosa cantidad de dineros públicos por el quehacer hecho en el tiempo que duro esa presidencia, igual sucede en el gobierno estatal y federal, son de las cosas que la gente quisiera terminarán, pero no es así. Dicho lo anterior en la presente semana irán apareciendo nombres y apelativos de personas que serán los nuevos inquilinos en la casa de los perros –así les dicen a las casas de gobierno – en el lenguaje coloquial y desde hace decenas de años, así conocidas, porqué no lo sé. Lo que si le podemos decir –según el mentidero- es que los tiempos llegaron y estamos a 22 días de que los nuevos detentores del poder lleguen a los palacios municipales y comience de nuevo el sueño de transformar los pueblos. Tanto en Jalpa como en Tabasco y Juchipila, pocos son los elegidos, -repetirán algunos, considerados como “traidores” para algunos, hábiles para otros, pero quienes son, los nombres, solo los alcaldes electos y los más cercanos colaboradores saben quiénes, en realidad se trata de menos del 10 por ciento quien llega, es decir si Jalpa cuenta con cerca de 400 trabajadores, son alrededor de 40 los que se van y por ende los que llegan y así en todas las administraciones, pero quienes son, ya solo faltan un par de semanas y estos aparecerán, serán sorpresas, no, serán cercanos, eso sí, parientes, uno que otro. Por lo demás al tiempo.

La Burocracia es la Primera Carga de las Administraciones y lo que Falta de Engordar.
Todos los alcaldes nuevos, arribaran a las presidencias y el primer tope con el que chocaran serán las nóminas y los disparejos sueldos entre los trabajadores, otra sorpresa será que el mayor gasto del gobierno, son la nómina. Los nuevos ediles, encontraran además un freno de motor, porque aunque quieran cumplir los compromisos de campaña no podrán, la gente les pedirá empleo, -aquel que se prometió en campaña y no podrán cumplirlo y no es porque no quieran, sino porque ya no cabe los trabajadores en los palacios municipales, literal te tropiezas con las secretarias, muchas de las cuales no se justifican, pero igual te encuentras otras áreas como oficialía, obras públicas, desarrollo económico y hasta el tesorería municipal donde sobresalen los sueldos más elevados de las administraciones, son ellos, los trabajadores que permanecen y que sus “emolumentos” como muchos le dicen crecen y crecen conforme cambian y cambian las administraciones. En conclusión, el pago a la burocracia se come la mayor parte del presupuesto que se recibe en las presidencias, esa es la primera sorpresa, la segunda es el gasto de operación, del gobierno, gasolinas, mantenimientos y en si el gasto corriente –es decir todas aquellas erogaciones que se destinan al pago de remuneraciones y servicios al personal, así como a cubrir otros gastos de carácter administrativo. Eso es lo que más cuesta y será hoy como hace tres años y hace 6 y hace 9, la gran sorpresa de los gobiernos.