LA INERCIA CONTINÚA

RECREO

LA INERCIA CONTINÚA

  La comparecencia ante los medios de comunicación del General retirado Adolfo Marín evidencia que seguimos por las mismas. Al igual que el gobernador en ocasión anterior, el general no supo exponer que las cifras oficiales correspondientes al primer cuatrimestre del año reflejan una reducción muy significativa respecto al mismo período del año anterior cuando el gobierno estaba a cargo de Alejandro Tello, en vez de resaltar lo que arrojan los números, mató la nota con juicios nada pertinentes sobre la intencionalidad de los criminales en momentos en que lamentamos todos la trágica muerte de un pequeño en un templo cuando quiso refugiarse en el mismo alguien que huía de los matones ¿Cuándo entenderán que la misión de un secretario de seguridad pública no se reduce a la parte policial? ¿Por qué no se preguntan la razón por la cual ya no está al frente de esa dependencia en el plano federal un perfil policiaco o militar?

No es solamente la falta de idoneidad del general Marín, el problema reside en que el gobernador Monreal piensa igual que sus antecesores en el cargo y hace nombramientos similares con resultados similares, lo peor de la situación es que la demagógica andanada retórica después de cada crimen refleja que nuestra clase política no hace esfuerzo alguno por conocer el tema, exigen, condenan, hacen llamados y luego esperan otra oportunidad para indignarse y hacer enérgicos llamados a misa, quienes así proceden son parte del problema, no de la solución

La única ventaja en la nueva situación es que el gobierno de Monreal no practica la resistencia pasiva contra la estrategia federal que caracterizó al gobierno de Tello según lo reconoció el fiscal Murillo cuando comparece ante diputados y le refiere Priscila Benítez que cuando ella acudía a las reuniones de mesas de construcción de paz el fiscal no acudía a pesar de las insistentes invitaciones, lo que el justifica aludiendo a las diferencias (partidistas) entre ambos niveles de gobierno, algo tan grave que expuesto ante diputados más “avispados” no  pasaría de noche

En Términos generales, se registran importantes avances gracias a la estrategia de priorización de la inteligencia sobre la fuerza, la ofensiva contra las finanzas de los criminales, la restauración de la legitimidad de las fuerzas del orden prohibiendo disparar contra desarmados, torturas y despojos y una política social contra las causas. Sin embargo, eso no exime a las autoridades estatales y locales de pensar estrategias y mecanismos que se complementen, no que remplacen la estrategia federal

 TEMOR FUNDADO

¿Temen los mandos de la seguridad a las reacciones de los criminales si se aplica una política de limpieza de los cuerpos policíacos? ¿Prefieren, por temor a “pisar callos” voltearse para otro lado y no indagar el uso de los recursos públicos ejercidos por el C-5 (El enigma de las videocámaras) y en general por la seguridad del estado y municipios?

Es lógico que tengan miedo, se saben solos, es humano que prefieran no darse por enterados ni enterar al gobernador para no recibir indicaciones que los pondrían en riesgo ¿Cómo liberar las áreas secuestradas por el crimen organizado? No es buscando con lupa un súper héroe para ponerlo el frente de nuestra seguridad como en repetidas ocasiones lo intentan los que piensan que para enfrentar la criminalidad basta “tenerlos bien puestos”

El paso del que estamos en espera en Zacatecas es que se instale una política general lo suficientemente poderosa para que esos mandos superiores que pasan por los cargos sin entrarle al toro por miedo a las represalias criminales ya no se sientan descobijados. Que se sepan parte de algo más grande que su cargo

Un paso indispensable consiste en auditar a fondo las finanzas, tomas conciencia de lo bien o mal que se gasta el dinero público, detectar vacíos y duplicidades, evaluar capacidades instaladas y potenciales, elaborar la lista de necesidades para potenciar el desempeño de todos los componentes de la seguridad, es decir, aplicar el principio de “cero corrupción” en las propias filas

 NOCIVO DEBATIR SIN ARGUMENTAR

¿Existe la fuerza política en el gobierno de Zacatecas para derrotar la corrupción? Me temo que tenemos muchos años en donde los gobernantes prefieren no enterarse para no verse obligados a actuar en consecuencia. Cierto que la ciudadanía tiene mucha conciencia, que la honestidad ya no es tomada como ingenuidad en la vida pública sino como un valor irrenunciable, pero cuando vemos debatir a la clase política gobernante y opositora es cuándo advertimos la gran debilidad del poder político para prevenir y castigar la corrupción

¿Cómo fortalecer la voluntad política capaz de derrotar los poderosos tentáculos de la delincuencia? Por lo pronto, dándole la seriedad necesaria a un tema tan delicado

Nos encontramos el lunes en Recreo

@luismedinalizalde-luismedinalizalde@gmail.com