2,596 total views

Por José Juan Llamas Saldívar

Moyahua de Estrada. – Tras el receso de las fiestas de julio en 2020, como cada año y por ser la tradición más arraigada de los Moyahuenses, hoy domingo volvió la fiesta del “güerito” Santo Santiago.

La fiesta ya no puede esperar, le debemos mucho al güerito, dijo José “N” un tastoan, que vino de California expresamente para vivir las fiestas de Moyahua, que son milenarias y año con año reúnen a decenas de hombres quienes deciden vestir la indumentaria propia de la fiesta, es por ellos que con altos penachos confeccionados en su mayoría con colas de caballo y otros elementos.


El disfraz lo describe perfectamente Luis Barjau en Relatos e historia de México y dice “El disfraz del tastúan (o tastoan) consta de un sarape y chaparreras como vestuario; en una mano porta cuernos de venado y en la otra lleva alacranes y víboras de cascabel. La máscara está hecha de madera de nogal pintada de ocre rojo con rayas blancas que bajan al lado de la nariz, y otra en curva que libra al ojo hasta la mejilla. Del labio superior caen como cascadas espesos bigotes blancos hechos de cola de res o de crin de caballo; del mismo color y material es el tocado que portan. Bajo el labio inferior cuelgan dos hatos de estambre, uno blanco y el otro azul, como para representar las edades del hombre.


Las fiestas de Moyahua en sí, sobresalen 3 días, el 24 previo al día grande y un día después, en la novena, esta es la fiesta cultural de mayor atracción en la toda la zona del sur de Zacatecas.


Moyahua sigue siendo la entidad municipal con más arraigo en la celebración a este santo, en la zona, ahí se honra al patrono Santo Santiago, por eso hoy domingo 25 de Julio, miles de propios y visitantes se manifiestan en esta fiesta rica en cultura, fe, alegría, danzas, procesiones y misas, que son parte de lo ofrecido al santo de a caballo.


Hace dos años escribí, “Moyahua vive una vez más su fiesta, desde muy temprana hora, los rituales que se observan son distintos, los hay desde aquel donde la feligresía acudió para dar gracias al “patrono”, igual otros vienen de los municipios vecinos, aquí acuden igual desde Durango, Chihuahua o Guadalajara, igual llegan en combi, camión, carro o aquellos que vienen a pie, por supuesto todos llegan para vivir esta fiesta que se engalana con la aparición de los Tastoanes, todo para venerar al “Santo de a caballo”, Santiago gloriosísimo, Apóstol de Jesucristo”, hoy tras un año de receso por la pandemia, la gente vive esta fiesta.


Es impresionante el observar, la escenificación o rito, donde “Uno” de a caballo, el actor central de la exhibición de los Tastoanes, un hombre de carne y hueso, ronda en la escena y los Tastoanes se acercan a que los golpee con su espada a fin de ser redimidos de sus culpas o bien, como una manera de agradecer los milagros o favores recibidos, los niños generalmente reciben 10 golpes, los adultos y ancianos 30 o más según la gracia que hayan recibido o bien lo que hayan prometido, otros entran de rodillas desde el atrio hasta el altar donde se encuentra Santiaguito, para venerarlo, todo esto se observa en el día grande de la fiesta de Moyahua, también lo escribí hace dos años.


Ser parte de la fiesta de los Tastoanes, es un experiencia sin igual, su placita es única, es considerada además la cantina más grande del estado, su gente también es única, se mete y es parte esencial de la fiesta, los “protagonistas” los tastoanes, son únicos también, considerados los más caros y curros, su vestimenta “carísima”, pero sobre todo elegante y viva, ya que eso ha perdurado por más de 480 años, entre la gente de esta bonita municipalidad que hoy domingo contra todo vive la fiesta del apóstol Santiago.


También escribí hace dos años, “La Octava del Santo Santiago Apóstol es la orden para la realización de actos en Moyahua para conmemorar el día, hay cabalgatas con caballos de las diferentes comunidades del municipio y, que a lo último terminan frente a la Parroquia de San Santiago, como es costumbre en estas fechas en varias localidades festejan la fiesta que llaman La Octava del Santo Patrono Santiago Apóstol como sucede hoy en esta municipalidad”.
Para conocer más: Luis Barjau en Relatos e historia de México, ofrece La Resistencia.


Los abusos de los colonizadores y la resistencia indígena dieron inicio a la Guerra del Mixtón. Dieciocho principales chichimecas cayeron en manos de los capitanes españoles domingo de Arteaga, Cristóbal de Oñate, Martín Benítez y Juan Pascal, quienes ahorcaron públicamente a nueve de ellos. En respuesta, los nativos dieron muerte al encomendero Juan de Arce, quien además fue comido, como se hacía en la guerra antigua entre estos pobladores.


La Guerra del Mixtón, como se le conoce a ese episodio, tenía el antecedente devastador del conquistador Nuño Beltrán de Guzmán, que masacró muchos conglomerados de indígenas de la zona para instaurar el dominio de la Corona y así asentar la Nueva Galicia. Este conflicto bélico fue una respuesta que puso de relieve la única opción que le quedaba a una civilización que soportaba su destrucción sistemática. Así, su grito de guerra llegó hasta oídos de los pueblos sometidos del Altiplano central.


Todavía hoy, del 23 al 25 de julio de cada año, en los municipios zacatecanos de Juchipila, Jalpa, Moyahua y Apozol, los tastoanes recuerdan la Guerra del Mixtón con una danza, la misma con la que sus antepasados, los hombres ancestrales de la tierra, declararon la guerra a la invasión hispana. Guerra desesperada en la que los indios belicosos, en su pasión defensiva, expresaron a sus invasores: “Axcan quema, tehuatl, nehuatl” (“¡Ahora sí: tú o yo!”).


Esta publicación es sólo un resumen del artículo “Danza de los Tastuanes”, del autor Luis Barjau, que se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 97
https://relatosehistorias.mx/nuestras-historias/danza-de-los-tastuanes