Violencia Contra Los Hombres: ¿Tabú O Realidad?

En la actualidad cuando queremos hablar de violencia lo primero que nos viene a la cabeza (y no es para menos) son las estadísticas tan escabrosas presentes en la violencia de género o en contra de las mujeres. Este tema ha tomado relevancia en los últimos años y pese a que parece que se tiene más entendimiento sobre lo que sufren las mujeres la realidad es que ha ido en aumento, cada día podemos ser testigos de noticias al respecto, lo importante aquí es que por lo menos y a diferencia de otros años nos podemos dar cuenta de lo que les sucede y de esa forma podemos evitar perpetuar esos actos. Pero entre todo lo que las mujeres han hecho para que se les respete y se les deje de violentar nos hemos ido olvidando sistemáticamente de la violencia que los hombres sufren, la realidad es que siempre ha estado presente pero nunca se le ha dado importancia, siempre se le ha desestimado, como si fuera algo que realmente no pasa.

            Es necesario diferenciar la violencia que se puede ejercer contra los hombres y la “violencia de género, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, el término se utiliza «para distinguir la violencia común de aquella que se dirige a individuos o grupos sobre la base de su género», ​ constituyéndose en una violación de los derechos humanos. Incluye la violencia y discriminación contra la mujer​ y las personas LGBTQI+, ​ así como el sexismo, la misoginia​ y la homo-trans-fobia. Por lo tanto, es un concepto que no se debe usar para describir la violencia a los varones.

            Aclarado lo anterior, podríamos afirmar que la violencia contra los hombres es una expresión utilizada por investigadores para aglutinar diversos fenómenos de violencia contra este grupo de personas en varios contextos, entre los que se encuentran la violencia intrafamiliar, violencia en el noviazgo, violencia de género, violencia infantil, violencia institucional, entre otras. El gran punto de inflexión en este tema es la posibilidad de expresar las agresiones que los hombres sufren, es decir, aun hoy en día se sigue viendo como un tema tabú, a pesar de que en varios contextos es un tema de al cual se le debe dar atención. La violencia en este caso no solo esta presente en el hogar o en la pareja, también esta presente en las calles, en los espacios públicos, esta presente en la cantidad de asesinatos de los cuales somos testigos día a día, a cada momento estamos expuestos a estas situaciones.

            El hecho que un hombre no pueda hablar sobre la violencia que ha sufrido es otro resultado del machismo que vivimos en la actualidad y que ha sido perpetuado a lo largo de los años. El concepto de hombres sobrevivientes a la violencia va en contra de las percepciones sociales, del rol de género del hombre, conduciendo a un bajo reconocimiento y a pocas previsiones legales que amparen estos hechos. Podemos tomar la violación masculina como ejemplo la cual históricamente ha sido un tema tabú debido al estigma que involucraría el ser violado, en la literatura revela que los perpetradores pueden ser tanto hombres como mujeres y heterosexuales u homosexuales; ​ además, la gran mayoría de las investigaciones dedicadas a evaluar este tipo de agresiones no incluyen a los hombres como víctimas o solamente los consideran como perpetradores. En muchos países incluso no es tomado como un tema legal, por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, solamente el año 2012 se amplió el concepto para incluir, entre otros crímenes, a la violación masculina dentro de sus informes agregados de criminalización. En cuanto a los hombres homosexuales el tema tampoco es alentador ya que generalmente no se hacen denuncias al respecto ya sea por la poca confianza que se tiene en el sistema judicial o por el estereotipo de que “lo disfrutan”.

            En cuanto a la violencia doméstica la idea de que el hombre pueda ser víctima de la mujer genera resistencias y no está exenta de controversias, en las que se trata, por ejemplo, el sesgo al entender la idea de violencia física como la única forma de violencia realmente importante. Los varones que son víctimas de la violencia doméstica a veces son reacios a denunciarla o a buscar ayuda. También existe un paradigma establecido de que solo los hombres perpetran violencia doméstica y que nunca son víctimas. ​ Esto ha sido relacionado con las afirmaciones de que las mujeres solo son violentas en casos de represalia y de autodefensa, aun cuando la evidencia global de múltiples fuentes contradice esta idea. ​ Como con otras formas de violencia contra el varón, la violencia de pareja es generalmente menos reconocida en la sociedad cuando las víctimas son varones. La violencia de las mujeres contra los varones es a menudo banalizada​ debido a la supuesta debilidad física de las mujeres; en tales casos, se omite considerar el uso de objetos peligrosos y armas que se puede efectuar. A manera de conclusión toda forma de violencia por sus consecuencias emocionales es nociva para la salud mental.

            Para más información sobre el tema les recomendamos ver la mesa redonda que se llevó acabo el pasado sábado 12 de junio en el cual expertos hablaron sobre este temas, dicha discusión la pueden encontrar en esta dirección electrónica: https://www.facebook.com/funerariascarrillo/videos/333251908205162